jueves, 5 de junio de 2008

Beneficio de la ruina


El esplendor de la ruina está vincualado a la vegetalización y a la ausencia de materiales innobles no mineralizados. La ruina espléndida estaría formada, pues, por piedra y madera. La escayola, como los metales, las telas y plásticos son materiales innobles que, además, tardan en desaparecer.

Habría que ir a una clasificación de las aves en función de la rapidez en colonizar un edificio abandonado; clasificación que se obtendría utilizando los parámetros de una línea de investigación parecida, la que valora la rapidez en posarse en un objeto –farola, chatarra, mobiliario urbano- que se instala en sus áreas de campeo. (La restauración de un edificio supone la pérdida de capacidad para albergar especies rupícolas)

Sin embargo, es recomendable una maniobra de acercamiento a la ruina reciente. Por ejemplo prestar atención a las instalaciones ganaderas o a las estaciones de servicio cuando han sido dejadas “definitiva y absolutamente” por el hombre debido a razones de peso como, en estos dos casos, la inviabilidad de las pequeñas empresas del sector ante una situación general de exceso de oferta y el cambio de trazado de la red viaria por la construcción de una autovía. Se trata de configuraciones mortecinas que, contempladas a cierta distancia en sus primeras etapas de degradación, proporcionarán notable placer al diletante.

Escayola: yeso espejuelo calcinado.

Mineralizar: comunicar a una sustancia las condiciones de mineral o mena.

4 comentarios:

Magda dijo...

¡Enhorabuena!

Me acabo de enterar del Premio a la Edición por El Bestiario, en la categoría de Obras Generales y de Divulgación. Cuantas emociones hermosas en estos días, muchas felicidades. Y que siga así.

volandovengo dijo...

Me sumo a las felicitaciones por ese premio a la edición. Es un galardón bien merecido.
¿"Beneficio de la ruina" no lo habías publicado ya antes?

Ferrer Lerín dijo...

Sí, Beneficio de la ruina fue publicado y misteriosamente fagocitado por el sistema.

Jorge Ordaz dijo...

Tomo nota de este singular concepto de "esplendor de la ruina". Cuando me toque hablar sobre durabilidad de materiales rocosos en el próximo Curso de Experto sobre Conservación de la Piedra en Edificios y Escultura (Universidad de Oviedo), se lo haré llegar a los alumnnos.