domingo, 26 de junio de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 91

 


















Biblioteca de Fernando del Val Sanz.

sábado, 18 de junio de 2022

P.A.M.

















Tras treinta y tres años de agrafía un grupo de jóvenes turcos reclamó mi vuelta a la escritura encargándome un guion cinematográfico. Me pasé de listo y el producto final, técnico y literario a la vez, fue rechazado por el director arguyendo que el filme ya estaba allí, que no era necesario su rodaje. Los turcos dijeron entonces que con el guion en la mano lo que cumplía era transformarlo en novela, y así lo hice; se llamó P.A.M., el acrónimo del nombre del protagonista Pablo Amatller Moragas, pero presiones políticas aconsejaron cambiarlo y el rótulo pasó a ser Níquel. Luego, nuevos enjuagues y la suma al libro de una segunda parte, aconsejaron titularlo Familias como la mía. Es evidente que esta fuente de agua no tratada químicamente, y adosada a una iglesia, constituye un claro homenaje al texto, al menos al original. 

viernes, 17 de junio de 2022

Dardabasí



 

Borradores de trabajo; materiales del primer Diccionario histórico de la lengua española (1933-1936).

--

El nombre "dardabasí" podría atribuirse, con todas las reservas, al cernícalo primilla (Falco naumanni).

viernes, 10 de junio de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 90

 











En México miden Familias como la mía.

jueves, 9 de junio de 2022

Nación catalana

 















Los puntos rojos corresponden a las capitales de las naciones

METEOSAT.COM https://www.meteosat.com/ > SAT 24 http://en.sat24.com/en

miércoles, 8 de junio de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 89

 










Mural realizado por alumnos de 4º F del I.E.S. Ramón y Cajal de la ciudad de Huesca.

Docente a cargo: Elena Bárcena.

martes, 7 de junio de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 88

 
























Enrique Escobedo lee Cónsul.

lunes, 30 de mayo de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 87

 














































El Chico de la Letra recomienda.

viernes, 27 de mayo de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 86


 






















Esther Peñas Domingo va a leer Papur.

Lectores de Ferrer Lerín 85


 






















Enrique Escobedo dixit. 


martes, 17 de mayo de 2022

Acontecimientos formales


Acontecimientos formales


A Pep Duran Esteva y a Francisco Ferrer Lerín

 

Apud Arte y transformación

Jesús Martínez Clarà

Barcelona, Avatar ediciones, 2022

Páginas 247-249 

 

    Pep Duran Esteva es escultor, pintor, artista de “assemblage”, escenógrafo del arte catalán, tal como Tadeus Kantor lo era del arte polaco. Su interés por la arquitectura y el espacio tiene carácter escenográfico en el buen sentido de la palabra, aunque su estrategia con el absurdo es muy diferente a la del genio del teatro moderno.

     Este artista ha dialogado con un poeta y escritor de talento reconocido que gusta de grandes desafíos. En este caso, la colaboración entre ambos ha dado pie a un gran mural y otras intervenciones en la llamada “Capilla “del Museo de arte contemporáneo de Barcelona.

    Duran Esteva utiliza la acumulación como estrategia caógena del absurdo, recuerdo alguna instalación en la que aparecían barras de pan apiladas, cajas con clavos, apilamientos de ropa blanca que parecían sudarios, entonces pensé que era una estrategia material de superposiciones y apilamientos, pero ahora, ante esta nueva propuesta acumulativa y visto este retablo laico no puedo interpretarlo más que como una alegoría contemporánea de la oblación crística.

   Pocos escritores ven, en vida, escritas sus palabras en materia sólida, en hierro, mármol o cerámica. Francisco Ferrer Lerin, sí lo ha visto. Sus textos escogidos por Pep Duran Esteva para hacer su obra escultórica dicen:

 

I. Son raros los lugares sagrados que no disponen de un monstruo apostado en la entrada; es el doble aspecto del símbolo, la conclusión del gesto del rayo.  

II. Hay un friso, moral y saludable, como freno al bisonte, al recurso de carne y cuero, que cierra el flujo: letras cáusticas que marcan el final del universo. 

III. La sangre es la vida, de hecho, el vehículo de la vida, de la vida de los metales y del presagio de la lluvia.

 

    Ante tales propuestas, el discurso crítico queda deshecho, desnaturalizado, de la herida producida por tal poderío analógico, no pueden brotan más que palabras torpes o similares metáforas. Solo cabe hablar de la luz blanquecina que entra por las ojivas góticas de una capilla laica, en el que la cultura ha instalado un altar laico, con un retablo laico de color lechoso en él que las formas dúctiles del barro se cuecen con la alta temperatura de la cerámica. Un retablo, ajustado al espacio que lo acoge.  

 

    Dicho sea, que en las piezas cerámicas de Duran Esteva me ha parecido ver algún jamoncillo de pavo, junto a sombreros, granos de café, panes y otros indicios alimenticios. No debe extrañarnos esa preocupación nutritiva que se convoca en los espacios litúrgicos, pues en ellos no se da otra cosa que la ingesta del cuerpo de Cristo y la bebida de su sangre.  

   Pienso en el lugar que acoge la exposición y en cómo el laicismo y la desamortización han convertido iglesias y conventos en lugares de ocio, cultura o manduca. En el Ventorro San Pedro Abanto que está situado en el alfoz de Segovia y enclavado en un cruce de caminos, en un lugar de máxima intensidad religiosa. La tierra de San Juan de la Cruz, hasta el siglo XIX y desde 1486, se mantuvo el culto en esta antigua Iglesia Mudéjar y Convento de San Juan de Requijada, tras lo que se convirtió en parada y fonda de arrieros: hoy del artesonado cuelgan por doquier, pringosos jamones.

   Veo también a Paolo Soleri en Roma visitando en abril del 2008 “Dives in Misericordia”, la famosa iglesia diseñada por el arquitecto, también constructor del Macba:  Richard Meier. En ella la mezcla de cemento y mármol dan la característica tonalidad blanquecina que el retablo de Duran Esteva y el Macba ya poseen. Soleri es un arquitecto visionario que intuye formas que nadie ha visto y las construye en su proyecto Arcosanti, una ciudad experimental en el que misticismo y arqueo-ecología desarrollan una ciudad en medio del desierto de Arizona.

    En sus textos, Ferrer Lerin, menciona el monstruo apostado en la entrada. Un grupo de placas cerámicas están pintadas con los colores enrarecidos de lo cotidiano, de la vida vulgar, con los tonos terrosos, ofuscados del mal de vivir que debe transustanciarse, transformarse para alcanzar la blanca luz del espíritu. Una alegoría al cambio necesario que se produce en el espacio en el que se convoca lo divino. De la cruda materia al oro resplandeciente.  En segunda estancia la alusión al retablo como lugar salvífico que nos aparta de la bestia y la condena. En tercera una directísima alusión a la sangre de cristo como redención y vida.  

   Si me dejo de interpretar y tan solo miro, veo cuatro franjas de 15 elementos, un total de sesenta piezas cerámicas que crean un número, provocan repeticiones y ritmos en los objetos, a tres a dos, a cuatro forman el retablo laico junto a la pieza escrita. La estructura posterior no se esconde, el soporte oculto es tan importante como el que vemos al llegar. En este retablo, la complejidad y precisión del cálculo matemático convive con la atmósfera indeterminada de la fe.

--

https://artslibris.cat/tienda/destacados/arte-y-transformacion-una-mirada-de-fin-de-siglo/

domingo, 15 de mayo de 2022

Ojo avizor

 

Ojo Avizor

 

A  F. Ferrer Lerín

 

Apud Arte y transformación

Jesús Martínez Clarà

Barcelona, Avatar ediciones, 2022

Páginas 260-265

 

     Un escritor es un buen observador y eso no sorprende a nadie. Su mirada se dirige a todo lo que se mueve, a lo fijo, al detalle mínimo, al sudor discreto en el vello labial de una joven o a una geografía.

Tras la mirada atenta hay una experiencia intransferible, un gozo íntimo, luego se trata de encontrar las palabras adecuadas para escribirlo. Francisco Ferrer Lerin en su prosa y en su poesía ha demostrado con creces su capacidad de convertir su mirada en palabras y eso, le ha llevado a tener una presencia relevante en el exigente círculo de la literatura.

Desde hace treinta años ha utilizado sus dotes de escritor para cruzar la frontera de los géneros y se ha dirigido con total decisión hacia el territorio del arte, así como, en su día, franqueó una distancia aun mayor, una barrera auténtica, aquella que separaba la ciencia biológica de la palabra poética.

Mi propósito no es otro que demostrar sin duda alguna que, en su escritura, en sus dotes de observador y en su biografía ya se encuentran los fundamentos de un arte de la mirada.

Toda la literatura y la actitud vital de F.F.L está impregnada de las virtudes de lo artístico. No lo digo solo por su interés por Guston, Jean-León Gérôme, Pep Duran o Beuys sino como un verdadero escrutador de lo real, con ojo avizor está siempre alerta, buscando indicios, rastros de todo tipo, interesado, atento, expectante como un perro de caza acecha su presa. Así, se ve a sí mismo en su Blog con un post de jueves 9 de diciembre de 2010: “Comencé a sentirme braco en 1986.Cabeza bien cincelada. Labios bien ajustados, bien pigmentados. Pelo corto, raso, apretado, seco, duro al tacto, ruano. Cobrador. Eficaz en el pantano.”  Por si esto no fuera signo suficiente de avizorismo activo hay que añadir la veloz habilidad del que gusta seguir a los pájaros con prismáticos, una cualidad que se manifiesta también en la rapidez convulsiva de su narrativa.

Creo que sería interesante analizar toda la narrativa de FFL buscando esos rastros, esos indicios de buen cazador de presas artísticas. Pues en ellos existe este vínculo inevitable de cualidades literarias y visivas. A modo de muestra, he querido ejemplificar sus cualidades en este breve fragmento de escritura, en él, se encuentran los lemas claves para una visión artística: una alusión a la luz del momento en el que transcurre la acción, una ubicación espacial, una constatación del territorio, un balcón para ejercer el arte supremo de la visión, un paisaje y un fondo. También hay direcciones descensos, planos deprimidos, presencias verticales (torre) y una final alusión a un promontorio, un nuevo observatorio. Es este:

 “Voy a pasar aquí la noche. Me sitúo en diagonal, cara al nordeste, sobre una faja de tierra apisonada que hace de mirador. A mi izquierda el abismo, con las montañas aún con nieves en las cumbres- de telón de fondo. Enfrente, la carretera descendiendo bruscamente hacia la depresión media. A mi derecha, el puerto de Monrepós con sus indicadores, una torre de comunicaciones telefónicas y un pequeño promontorio.”

 

Ver y Espiar.

 

     El camino que ha escogido FFL le conduce, irremediablemente: al arte de ver.  Las artes visuales exigen una actitud cercana al “voyerismo”. Hay mucha curiosidad insatisfecha en el que mira artísticamente pero también en el que estudia los pájaros, eso lo convierte en un nuevo maestro de la mirada y así, entre pájaros y situaciones surge en la narrativa de FFL la figura del Mirón.

Es sabido que el Mirón ejerce una acción sobre su presa visual, tanto si es un alimoche o una mujer tras una persiana, tal como describe el autor. Quizá la única diferencia sea el ir vestido o desnudo:

    En el primer caso botas de campo, pantalón amplio, el traje de tonos guerrilleros que permite el camuflaje y prismáticos colgados del cuello. Luego, establecer la distancia precisa para el avistamiento. Se puede decir leyendo a Ferrer Lerin sobre la cuestión que hay dos tipos de mirada la que permite ver sin auxilio de ortopedias ópticas o la inevitable aproximación prismática que intenta la aproximación a una realidad distante.

En el segundo, ni pantalones amplios ni chalecos, ni nada, tan solo un cuerpo desnudo: “Un mirón mira desde detrás de una persiana. Mira a una mujer que se halla en una habitación cuya ventana queda cerrada por una persiana. De persiana a persiana. Cuando lleva varios meses mirando a la mujer descubre que la mujer le mira. También ella es un mirón. El problema del narrador es hacer absolutamente comprensible su narración. Aparatos ópticos: prismáticos, catalejo con trípode. El lugar de trabajo del mirón: vivienda sin muebles, excepto una cama y las sillas tras las ventanas; oscuridad y temperatura adecuadas. El mirón va desnudo”. En los datos ciertos o inventados, nunca lo sabremos, que maneja F F.L. en sus obras y en sus presentaciones públicas se encuentran los de sus lances de amor , juego y espionaje.

 

En cualquier caso, siempre con ojo avizor, ejerciendo esas tres artes de la vida con atención y vigilancia. Actitud esta que le lleva a cultivar esos delicados territorios en los que hay un riesgo potencial mayor, se accede de la mirada a la acción. En ocasiones alrededor de una bombilla a media altura que da la luz suficiente para enmarcar los bordes de una mesa redonda cubierta por un tapete verde se desarrolla la ceremonia del azar inteligente, la mirada del jugador de póquer exige ocultación y disimulo. De vez en cuando un rito sexual con desbordantes escenas en las que el semen se confunde con la sangre. En ese clima surge la figura máxima del hombre que mira: el espía.

Del espionaje, el propio autor ha dado señales que parecen ir más allá de lo literario. En algunas imágenes de FFL se ve un hombre que camina, otros lo protegen, parecen acompañarlo, están vigilantes, sobre aviso, alertas, como si algo pudiera pasar en cualquier momento. El protegido lleva un maletín rojo. En otra ocasión narra el atentado de Carrero Blanco con la precisión del que ha participado.

La sensación de leer a un autor de acción y mirada se refuerza con una imagen que guardo en la retina y que me causa profunda sensación de riesgo vital y aventura cuando la recuerdo; es una foto de FFL de 1959 en la que se le ve a los pies de un aeroplano Hispano Aviación HA 200 Saeta. Moderno, lustroso, con el aspecto de un avión destinado a grandes proezas. Junto a la primera evocación: volar como los pájaros que, deshecho por evidente, me aparece otra. Me fascina esa fotografía por el carácter moderno de la imagen pienso en los aviones del pintor futurista Tullio Crali lanzándose en picado sobre la ciudad, pero sobre todo vuelve a aparecer alguien con el ansia observativa del que avizora, del que vigila, ahora desde las alturas.

 ” Una azarosa circunstancia (y las buenas artes de la doble agente N.C.B.) han permitido encontrar la base de operaciones de la pareja de espías durante esos veintidós años: hangar para hidroaviones en el puerto de Lubeca”

 

Arte Casual

 

  FFL ha roto todos los límites, ha saltado incluso las lindes que separan tradicionalmente la cultura de la vida, todo, con él y en él, es literatura viva. Ese es un antiguo deseo de los mejores artistas coetáneos convertir la vida en el escenario de toda creación. Él, lo ha conseguido, ha hecho de la concreción de los paradigmas científicos un caos, de la precisión un delirio, creando así un género literario en el que todo es verosímil y falso a la vez. Es por eso que ha conseguido que la realidad misma se vuelva artística ante sus ojos. Todo se expande y contamina con su presencia.

“Ahora sólo queda reconsiderar, reeducar nuestra mirada, ver simetría, composición, cromatismo, armonía, en suma, en la distribución azarosa de estos vertidos, reclamarlos para apreciar en todo su esplendor la margen del olivar, la acequia hortelana, el sendero de la ermita dominguera o la orilla tortuosa del arroyo de montaña”.

Con ese espíritu, bajo el estandarte “avizorista” surge una nueva raza de buscadores dispuestos a capturar emociones estéticas que se encuentran de modo casual en cualquier rincón de la realidad.    

El 4 septiembre de 2011 en la página 12-13 del suplemento Cultura´s de La Vanguardia Francisco Ferrer Lerin publicó su manifiesto de Arte Casual. ¿Qué es Arte Casual? El que se da en objetos o grupo de ellos, materiales sin vocación artística, que por su ubicación, colocación o combinación producen en el observador un placer visual sin haberlo pretendido el responsable de la situación.2. Todo lo que es capaz de crear una “emoción estética” partiendo de elementos no “naturales” pero no “pensados”, en su construcción y/o en su colocación, con “mentalidad artística”. Características:1. Casualidad, espontaneidad, involuntariedad de la Obra .2. Transitoriedad, temporalidad, fugacidad del Hecho Artístico.3. a-dogmático, abierto, subjetivo, infinito, impredecible, aleatorio.4. Popular, libre, democrático, público, comunitario.

Reflexiones sobre el Arte Casual:1. No es sarcástico; no se burla (del arte actual).2. No es revanchista; no venga una afrenta al arte.3. No es crítico.4. No es iconoclasta.5. Sino que es deudor del arte último porque éste nos ha enseñado a ver, a apreciar la descontextualización, las series, los nuevos agrupamientos de objetos, los acotamientos del espacio, los empaquetamientos, los apilamientos, el azar como fuente de placer estético.

 El arte casual pretende recuperar esa edad primera en la que se produce el alejamiento del suelo. Una edad inocente, en la que todo consiste en avistar rastros, escudriñar la realidad, capturar  indicios. Escribe: “Con la edad nos alejamos del suelo, dejamos de escudriñar las marcas del terreno; rayas, manchas, pequeñas miserias aplastadas que configuran una geografía que sólo se aprovecha durante la infancia. Al erguirnos, al dejar de reptar, perdemos una información preciosa; quizá la posibilidad de esta ausencia sea la causa del miedo a transformarnos, algún día, en adultos”

   Para que exista un auténtico arte casual es muy importante, el regreso a esa edad de perplejidades y sorpresas. No debe existir intencionalidad artística, sí, puede haber una motivación funcional que lleva a alguien a cubrir unas balas de paja con plástico y neumáticos viejos o a pintar una pared de colores sorprendentes para protegerla de humedades. Me decía Paco un día:“lo cierto es que soy un tipo emocional y una mancha en la pared, sea espontánea o fruto del Tapies de turno, me produce emoción estética, placer. Y nada más, porque no hay nada más que decir “. Las  manifestaciones de Arte Casual  son  auténticos descubrimientos , impactos visuales en el receptor .

   El arte contemporáneo liberado de la obligación de representar la realidad desde las primeras vanguardias se ha hecho muy mental y morfológico. La intención permite que Duchamp coja un dato de la realidad: botellero o urinario y lo sacralice como obra de arte. Tan solo por la intención tan solo por la elección. Así, la forma se ha ido haciendo conceptual y compleja. Incluso ha llegado a desaparecer en aras de una ecología objetual. La Bienal de Venecia de este año ha premiado al artista Tino Sehgal un vendedor de momentos y situaciones a coleccionistas. Su trabajo no existe, no deja huellas, ni rastros, pero se puede vender, la compra consiste en un contrato oral, una vez concretado, el artista explica en la oreja del comprador la idea de un trabajo del que se adquieren los derechos de producción y presentación. Además, no son exclusivas, no son obras únicas.

      Cuando un miembro del comando de las guerrillas orníticas detecta y observa un buitre leonado es capaz de apreciar su cualidad de ave, de ejercer sobre ella todas sus dotes apreciativas, queda como una experiencia fugaz como la de Sehgal, la diferencia es que en ningún momento se pregunta por la intención del autor de tamaña criatura, ni quien es el ingeniero de tanta belleza. La respuesta sería compleja y el curioso podría acabar estudiando teología, evolucionismo o metiéndose a Masón.

  Los ornitólogos de campo practican el "bird-watching”, convirtiendo a sus practicantes en fervorosos buscadores de especies de aves que observan con sus prismáticos y anotan en sus libretas. El primer logro del Arte Casual es hacer lo mismo y convertirlo todo en arte, el arte no se encuentra distante como si estuviéramos viendo un cuadro, como “Árabe y su Corcel” del paisajista Jean-León Gérôme, por citar un pintor del gusto del escritor. El arte está en todas partes.

Otro logro de Francisco Ferrer Lerin a través del Arte Casual es que convierte a la gente en entusiastas mirones de la realidad, en candidatos potenciales para la práctica de un  Avizorismo ilustrado ejerciendo las  poderosas virtudes de la atención y la concentración de la mirada que los llevará a ser adictos del arte contemporáneo y sin apenas darse cuenta quedarán transformados.

 --



https://artslibris.cat/tienda/destacados/arte-y-transformacion-una-mirada-de-fin-de-siglo/

 

 

 

sábado, 14 de mayo de 2022

Bibliofilia 21


 






















Se ha puesto a la venta en internet un ejemplar de mi libro "Cónsul" con el nombre del destinatario de la dedicatoria tapado. Ese día, 01.03.11, presenté "Familias como la mía" en la librería Laie de Barcelona y debí firmar también otros títulos. Resulta dramático no entender lo que escribí. 

miércoles, 11 de mayo de 2022

PAPUR Reseña 1

 

Francisco Ferrer Lerín.

Papur

Ed. Días contados

 (El país jíbaro)

 

Con un desopilante epílogo de Félix de Azúa: “El rey de la Péñola jacetana”, una reseña que hiciera en 2008 por la aparición de Papur en Eclipsados, se cierra este hermoso volumen, reeditado catorce años después por la editorial barcelonesa Días contados, a la que se suma la ponencia “Jornada laboral de un poeta barcelonés”. Esto demuestra además, el creciente interés en la figura subversiva de Ferrer Lerín que vuelve a sorprender a sus lectores con esta muestra descarnada de literatura liminar.

Si bien es cierto que la lírica leriniana posee una serie de marcas propias, también lo es, que las principales líneas argumentales de su poesía, (ese país extraño), se extienden a su narrativa, porque son temas concomitantes, latentes a una y otra parte del país Lerín. Así sucede en Papur, que se divide en cinco partes, si contamos los tres guiones finales, que son fundamentales en la más íntima cosmovisión leriniana. El primer guion es Die rabe, que después sería Níquel y, finalmente, se convertiría en Familias como la mía en su aparición definitiva.

El autor agrupa en torno a una estructura pentagonal, (nada es fortuito en Lerín), desde donde se erige el edificio Papur, a saber: Bibliofilias, que habla del mundo de la admiración libresca. El segundo será Facsímiles, donde se ve el tema de la copia y del original. El tercer lado de esta figura geométrica le corresponde a Series, que precisamente, son serializaciones de eventos o fenómenos, y el cuarto, Varios en donde agrupa lo que no casa en el resto y procede de otros libros ya éditos de Lerín. El resultado del conjunto narrativo recuerda a los centones medievales, tan del gusto del autor. Lo que define a estos escritos, a diferencia de la lírica leriniana, es que tienen una marcada tendencia narrativa, algo que no sucedía en su poesía, que se movía entre los lábiles límites entre un género y otro. Sin embargo, lo que caracteriza su narrativa, desde la novela Familias hasta la muestra recogida en Mansa Chatarra, o la que recoge Besos humanos, es que se agrupan desde diferentes puntos de vista, según los recopiladores y antólogos de su recursiva obra, que tratan de explicar la poliédrica visión de la literatura feroz de Lerín, desde la onirocrisia, desde el punto de vista más eminentemente narrativo, o desde la enunciación de un nuevo y antiguo caso remozado en manos de Lerín.

Papur se puede describir como un experimento. Aquí no hay ningún recopilador externo de la obra de nuestro autor, aquí, es el propio escritor el que recoge y recompone a Lerínlui meme, quizá sea una recopilación de un autor que antologa su propia obra, (¿no es la literatura, en definitiva, una antología de cada uno?), por lo que ha leído de sí mismo, por lo que le han contado y él ha entendido ser. Porque, una de las características centrales de su obra total, es la imperiosa necesidad de desaparecer en lo escrito, no dejar marcas autoriales, como si no dejase un rastro detrás de su composición escritural. Algo que me recuerda a la última escena de Sed de mal, donde no se sabe con exactitud quién es el reflejo del personaje, quién es el autor y quién el protagonista de la película.

No es fácil desentrañar en la narrativa leriniana esas tres focalizaciones: autor, protagonista y personaje.

En ese término, Lerín emprende el camino de búsqueda hacia su propia escritura disruptiva. Se puede asignar el término de literatura anfibia. Literatura en dos territorios, como el anfibio entra y sale del agua: para los peces, es un intruso, para los animales terrestres, es un arribista, a medio camino entre lo vertebrado y lo invertebrado. Así la siempre espejeante literatura leriniana.

Su escritura, a veces, se acerca a la fría taxonomía científica, tan deudora su prosa con esta modalidad objetiva en su narrativa. No obstante, su literatura, rara vez se deja taxonomizar. Simplemente, se puede decir que nace de la palabra, de la precisión etimológica, de un sintagma excepcional, del étimo y su significado, que en las obras de Lerín, discurren desde la olvidada acepción medieval, hasta la reutilización léxica que se puede ver en sus textos, palabras y expresiones como: “cuca de verí”, o “arrendajo”. Aspectos relacionados con el componente fónico del lenguaje, todo un semantema aparentemente sin significado, pero altamente significativo en la nomenclatura literaria de nuestro autor, que ha construido, con el paso del tiempo, un territorio con un lenguaje propio. Le ha otorgado a la literatura la valencia de lo científico, la precisión del lenguaje de las diferentes ciencias en las que su escritura se basa: medicina, odontología, biología, botánica, ornitología o la herpetología. Así las cosas, no pueden más que cristalizar en una literatura necesariamente alterna, diferente. Excepcional.

Hay algo que tiene que ver en Lerín con la mejor literatura, emparentado con Swift en la jibarización de los elementos que participan en su obra. Es la suya, una muestra de literatura adaptada a una circunstancia fragmentaria, a un impulso totalizador que quiere resolver el mundo, no ya explicarlo, con la aquiescencia propia de quien lo ha impugnado y lo reproduce para saber qué es. La intención de su literatura es sustituir el mundo conocido, incluso la labor del escritor se esconde en la letanía que reproduce incesantemente en su narrativa, la música leriniana, aún por ser tratada por parte de la crítica, descubridor de un canto que tiene en la enunciación del significado prístino su marca de agua.

Abre Papur con el elemento hebreo, el Proemio, la precisión de la plegaria, el tono de representación de la realidad que esconde un canto único se trasvasa a la literatura judía, y por ende, al quehacer amanuense de Lerín, artesano de un arte casi en desuso, calígrafo que interpreta su propia partitura. Al fin y al cabo no están sus textos muy alejados de la literatura salmódica y sapiencial del Antiguo Testamento. Procede este texto de un documento del Archivo de Jaca donde se dan cuenta de los habitantes judíos de la localidad en donde habita Lerín:

«El rabí BonaffosAbanbrom, hijo de Barsalay, ya fallecido; […] BonaffosAbanbrom, hijo de Sento, ya fallecido; […] SentoPapur y BarnuchCarffari, hijo de Jehuda, ya fallecido; JehudaCarffari y Sento Alcalá y JehudaAlmonasím, hijo de Azerian, ya fallecido;»

Donde los nombres de los habitantes de la aljama de Jaca, así como la frase final, actúan como leitmotiv, tan cercano a la propia literatura hebraica y medieval, casi como un verso inusitado que Lerín encuentra de forma inesperada. El componente cultural hebraico siempre ha estado muy presente en la obra leriniana, heredero, de alguna manera, de la cultura judía, descendiente él mismo de una antigua familia de origen judío, emigrados a Francia en época medieval y vuelta, más adelante, a España en el siglo XVIII, entrando por Bielsa, en Huesca, cerca de donde el autor vive, en Jaca, y donde las comunidades judías crearon en el barrio de Gerundiella, una de las aljamas más importantes del alto Aragón. Esta entrada, que el autor copia directamente y trasvasa en significados y en nuevas implicaciones socio-culturales, está datada el 15 de enero de 1475.

Este primer texto nos da la nota del libro, y particularmente de la serie Bibliofilias, que viene a continuación, donde Lerín rastrea metódicamente en libros antiguos que detalla en los diferentes textos, una serie de 17 Bibliofilias. La primera de ellas tiene como correlato real o apoyatura el volumen V de las Obras escogidas de Metastasio, y es donde se produce una de las influencias más claras del maestro Borges. La utilización de la biblioteca borgiana, así como Lerín nos está construyendo y mostrando la suya particular. El rastro de su labor filológica. De la mezcla espejeante del elemento intrahistórico y la actualización, a modo de revelación, compone la extrañeza de este texto:

“Sé que en el mes de agosto de 1986 alguien leerá por fin esta nota y que en esos días una dolorosa pérdida anegará su alma”.

Muchas de los relatos están basados en pequeñas anécdotas que no forman parte de los grandes relatos de la Historia, son menudeces, inconsistencias, muchos no dudarían en considerarlos pequeños capítulos de la gran narrativa occidental, pero Lerín pasea por un lugar que se comunica mediante la palabra, ese “argumento débil” del que tantas veces se nutre su narrativa. Una literatura aparentemente improvisada, que viene a demostrar que el olvido humano es parte fundamental del ser. Escribir lo que no se ha escrito. Contar lo que a nadie importa. Eso es Papur, que procede de aquel judío olvidado de la aljama de Jaca: SentoPapur. En “Bibliofilias 2”, vuelve a tratar a un personaje histórico Jorge Luis Leclerc, (1707-1788), en cuyo libro, Historia natural, hallado en copia traducida por el escritor ilustrado Don José Clavijo, encuentra el autor una nota al margen :

«Son muchos los animales como los de la estampa que comimos en la misión de San Luis y todos eran llamados Rubios[…]».

Personajes semianónimos, una galería de difuntos y olvidados. Declaraciones extremas, confesiones en el límite, como un forense metódico de los libros,

«yo lo hice yo yoyoyo y yo pero nunca sabrán quién ha sido», reza la inscripción encontrada en un viejo Libro de cantar de misa. En “Bibliofilia 3”.

En la sección Facsímiles nos adelanta Lerín su pasión por la copia, por el intruso, por el otro que parece, pero no es, y acaba pareciéndose mucho, aunque definitivamente el original se pierda, y solo quede lo copiado, como aquel médico aragonés, Juan Valero Tabar, que llegó a fabricar unas figuras para experimentar sobre ellas los remedios a las dolencias del siglo XVI, figuras que causaron estupor en el mundo médico del quinientos europeo.

Figuras de tanta realidad que podían moverse, pues estaban hechas de seda.

O la sección en la que se refiere a esa serie de culto de los 90, Seinfeld, donde unos de sus personajes visita una oficina y se queda a trabajar en ella, tomando las formas asimiladas propias de un oficina cualquiera, hasta que tiene una reunión con el jefe, que le dice que sus resultados no son buenos. Esta copia también puede hacer referencia a las palabras, cómo estas están vivas y también toman actitudes que se disfrazan de diferentes realidades para parecerse a otras en un intento, así le sucede a arrendajo, que pertenece a la familia semántica de imitar, incluso de alquilar, que hace referencia al pájaro Garrulus glandarius, arrendajo.

Se mueve Lerín entre la influencia de DeQuincey, entre el humor y lo ridículo, como aquellas muertes y asesinatos que ocurrían entre la grandeza y la torpeza que relataba el británico. Así asistimos a un proceso de miniaturización del fenómeno literario, el autor se convierte en un soldadito de plomo, se hace párvulo y se integra en el ejército, así como Cortázar llegó a convertirse en un axolotl mediante la contemplación del animal en un zoo.

En ese empeño de miniaturizar la literatura, (porque hay un proceso de empequeñecimiento de lo literario que traspasa los límites de lo lírico, aunque se encuentran por doquier, así como una superación de la cuentística tradicional y de lo narrativo en Lerín), encontramos “Hazañas bélicas”, donde el autor nos propone una batalla en miniatura, donde los personajes de plomo, se convierten también en personajes de un relato que hace pequeño el enfrentamiento. Lo que puede parecer un sueño, se convierte así en algo real, y después, en un texto escrito donde se describe la mínima corpulencia de los soldados que combaten hasta altas horas de la noche, en la conciencia semidormida del personaje que los sueña, elemento recursivo, que se va desplegando a partir de un incidente aparentemente banal, nimio. Un reflejo del demiurgo ya visto en Pirandello, en Unamuno o en Borges. “La historia de los dos que soñaron”, “La casa de Asterión”.

[…]«fascinado por la vida propia de los minúsculos individuos, infantes ejemplares, disciplinados donceles. A partir de los soldaditos de plomo una viva inteligencia creaba humanos reducidos aunque solo para ese fin, para la guerra.»

Así el sueño se convierte en realidad, la duermevela en vigilia y el plomo de la tropa, en carne y hueso. Este es el viaje que emprende Lerín en su narrativa, convertir en real lo imaginado. Esto conecta a Lerín con Levrero, en aquel cuento en donde un mechero desmontado se convertía en un aparato enorme, imposible de volver a poner dentro del mecanismo del cual había surgido. Así la literatura, se comporta a veces como ese aparato desmontado que es imposible volver a armar. Ya se puede ver en Facsímiles una introducción a la serialización de su literatura en el relato Museo, donde se escribe lo que posee el Museo de Antropología médico-forense:

«-Colección de cráneos medievales (21 vitrinas). - Sección de Paleopatología. Con 4 vitrinas donde se exponen huesos con lesiones variadas […]. Cráneos pertenecientes a individuos asesinados y algunos a asesinos históricos como Tulisán Mateo Yunga. […]» O la historia sobre el ruido en la cabeza, correlato verídico del autor, que ha confesado en diferentes ocasiones, haber padecido ese ruido en la cabeza que lo hizo convertirse en poeta, tema sobre el que este texto se construye con ligeras variaciones. Lerín, así, se basa en su vivencia para borrar la marca de sí mismo, cambiar el nombre y miniaturizarse en un facsímil de sí mismo.

«TrucBalánMamarretí tiene, durante la infancia, un ruido en la cabeza. A los siete años, a raíz de una crisis de fe, el ruido muta a sacrílega cantinela, se mantiene así durante tres semanas y de golpe desaparece.»

En “Programa Visitors” se expone un proyecto de antropología futura, en el cual se pueden visitar las casas ajenas, forma artística y mercantil, que sustituye a la vieja costumbre burguesa de “enseñar la casa”. Los visitantes pueden visitar una casa desconocida y los habitantes de la misma seguirán haciendo sus tareas diarias mientras los visitan, en diferentes horarios y en diferentes actividades. Actividad que se verá remunerada por las molestias de las visitas.

«Clientes, turistas en general (extranjeros de otras comunidades autónomas), antropólogos, etnólogos, publicistas, cineastas, gente curiosa, publicistas.»

Todo para ver la copia de una vida auténtica, reflejada en un idealismo burgués que no existe, que se ve adulterado por el pago o por el placer altoburgués de poder enseñar tu hogar a una serie de desconocidos, y ser puesto como modelo a seguir, en una sociedad cada vez más serializada. La ostentación como negocio.

En la sección Series se reproducen tres textos con la apariencia de informe sobre la sobrepoblación animal, a saber: las palomas, donde además se ofrece una memoria de actuaciones sobre su erradicación en una ciudad y los métodos utilizados para ello. (Vemos así las formas exogámicas a lo narrativo que usa Ferrer Lerín en su literatura). Los cadáveres de las palomas sirven como carroña para otras aves de la cadena trófica. El segundo texto trata la sobrepoblación de perros vagabundos y su exterminio metódico en diferentes localidades. el tercero es un informe sobre la vuelta del buitre leonado en la Peña Oroel de la ciudad de Jaca. La contemplación del vuelo de estas aves ocupa buena parte y ciertos textos antológicos de Ferrer Lerín como escritor.

«16:33 horas. 2 ejemplares, también aleteando, procedentes del sur – sierras exteriores del prepirineo - , aún son capaces de llegar al extremo suroeste del macizo rocoso. »

Esta literatura de informe, a medio camino entre el apunte ornitológico, la descripción detallada del entorno, del vuelo de las aves, es una mezcla entre lo científico y lo literario que recuerda a las descripciones de Ramón y Cajal en sus estudios científicos. Y cuyos dibujos podrían ser considerados como piezas del arte abstracto de principios del siglo XX, dentro del arte cinético de Vasarely o de la más pura creación artística.

«18:45 horas. El sol ya no da tampoco en las cumbres. Las paredes de la buitrera han tomado un sombrío color gris. Ha bajado de golpe la temperatura. Parece que el cielo está vacío. Nadie intenta acercarse ya a esta hora. Algunos dormirán a mitad del camino y a la mañana reemprenderán el vuelo para llegar al muladar antes de que se agote la carroña. Me voy. Esta noche en la peña Oroel, dormirán un mínimo de 200 buitres leonados.»

El hecho de que esta muestra de apunte ornítico, se convierte en literatura, es similar a cómo Duchamp convirtió un urinario en arte, por obra y gracia de la descontextualización y la emancipación consciente del objeto artístico. Lerín hace lo propio con este tipo de actuación narrativa.

En la cuarta sección Varios, se introducen una serie de textos donde se explican los orígenes de ciertas palabras que interesan al autor. Explicación semántica y lexicológica, que es otra de las grandes fuentes de información para ciertos textos lerinianos, los diccionarios, las palabras, la actualización semántica, que discurre pareja a ciertos textos aparecidos en los textos poéticos. En este caso se explican las palabras tégula, así como los topónimos con esta palabra y sus derivadas en paremiología; yegua, hipómanes, hipomanía, así como los derivados de cuervo y de las variedades de esta especie: graja, grajilla, chova, urraca.

La quinta parte de este volumen lo formarían los tres guiones con dibujos del autor para ciertos proyectos cinematográficos que no llegaron a realizarse, pero que poseen una enorme fuerza explicativa de proyectos posteriores como hemos apuntado anteriormente.

Die rabe ,Proyecto ZX y Se describe una vida extraña

Los tres  adoptan una forma breve, entre la descripción, la secuencia, una literatura secuenciada, a veces un informe, una descripción de un ambiente que recorre los lugares en los que se va a desarrollar su novela Familias como la mía. Literatura de alto voltaje.

Este volumen, de nuevo, no va a dejar indiferente a nadie. La literatura caníbal de Lerín los aguarda.

 

J. Fabrellas

--

Publicada en https://carminanequelegit.blogspot.com/2022/04/papur-el-pais-jibarosi-bien-es-cierto.html

 

domingo, 8 de mayo de 2022

viernes, 6 de mayo de 2022

PAPUR


 






PAPUR

Francisco Ferrer Lerín

Prefacio del autor (2022)

Epílogo (Reseña de la 1ª edición, de 2008): Félix de Azúa

Editorial Días Contados

Barcelona, 2022

martes, 3 de mayo de 2022

Reedición de PAPUR


 

Martes 3 de mayo de 2022. Llegan a Jaca los primeros ejemplares de la reedición de PAPUR que ha llevado a cabo el sello barcelonés Días Contados.




viernes, 22 de abril de 2022

Lectores de Ferrer Lerín 84

 













Bar Ragtime. Zaragoza.

Ejemplar para ser leído por los parroquianos.

Foto: Marcos Callau Vicente.

jueves, 21 de abril de 2022

viernes, 15 de abril de 2022

Aves nobles

  

A Dafne ya los brazos le crecían

convertidos en laurel,

presuntos marsupiales,

en el estío polvoriento.

 

A Gálvez, esposo de Matilde,

lo engalanaba el hombre

de rostro inmaculado,

anciano musculoso,

de una raza de gigantes lanzadores de piedras.

Todo ha ido a los perros.


 

A Sibelio,


¿quién sería Sibelio?,


lo vimos, manso,


beber agua del pantano


conducir rebaños de fieras salvajes


indeciso ante la idea de dejar de ser.


¿Podemos tener miedo a la nada?

 

A mi capitán Jarris, el verdadero poeta,

un verdadero poeta debe repetirse siempre,

le daba miedo morir,

ser un paciente indefenso,

volverse repulsivo.

Nunca llegó a saber qué le ocurrió a su familia.

 

Yo, ahora, mastico pan duro, roo madera,

devoro a la mujer del herrero,

la que puso un yunque entre las carnes,

amo a Robert Young, el actor

que tanto se pareció a mi padre, mi padre

de familia adinerada, antigua,

no la del Sastre Cabezón

ni la de su concubina Mary La Sastra.

 

Así, influido, venero

a ese hosco visitante, Óscar,

aquel muchacho no honrado,

quien dijera que los sueños

debieran ser biografía,

sí, a aquel muchacho

que conociera la especie neutra,

la especie nombrada Bird, Bird como Buena Madre,

la deidad córvida extranjera,

la de los tres cuerpos,

la que aminora la causa de los perdidos,

de los resucitados,

de los que aguardan el término de la estirpe,

de los que remedan, en el patio hospitalario,

los gestos de pavor

del niño envuelto en serpientes. 


-- 

GRAFO PEZ

Libros de la resistencia, Madrid, 2020.