sábado, 17 de octubre de 2009

Cruentación

Traducciones precipitadas de textos ya de sí confusos crean nuevos documentos, no aconsejables para lecturas de óptica precisa y sueño calibrado. Productos a priori interesantes se tornan inútiles por la dificultad de comprensión de sus instrucciones de uso. Traemos aquí la voz CRUENTACIÓN extraída de la 6ª ed. (1999) de la versión española del Dictionnaire des symboles (1969) de Jean Chevalier y Alain Gheerbrant publicada por la Empresa Editorial Herder, S.A. de Barcelona y que consulto en la Biblioteca Gloria Gispert Pou de la Ciudad Condal.

La cruentación es la afluencia de sangre al orificio de una llaga, después o antes de la muerte.
Los Escolios Berneses de la Farsalia de Lucano, textos tardíos del siglo IX, que se basan en fuentes hoy perdidas, mencionan la cruentación como medio de sacrificio en honor de Esus-Marte: "Esus-Marte se aplaca así: se suspende a un hombre de un árbol hasta que los miembros estén aflojados por la pérdida de sangre." Pero es el único testimonio que se tiene sobre esta forma de sacrificio y la única correspondencia parcial es germánica. La Inglingasaga precisa que Odín es el dios de los ahorcados y el Havamal relata que permanece nueve días y nueve noches colgado de un árbol a él consagrado. Pero no hay cruentación y tampoco se conoce ningún ejemplo insular.
La cruentación fue también utilizada como ordalía, y servía para designar al asesino. Este derramamiento o chorro de sangre es como la prueba de verdad, y atestigua que el sacrificio es aceptado, o que la confesión del crimen se ha conseguido.

4 comentarios:

Sarah dijo...

Mi óptica es precisa y mi sueño calibrado, como casi todo el resto de mi vida pero...seguiré con Uds. por aquí. Rara avis.

acinfanlo dijo...

Amigo Ferrer Lerín:
Un placer tu FAMULO. Magníficos El perro Glu..., F.F., Iro(s), Melville (s) Sigo disfrutando.
Enhorabuena.
Ramón

Pioneer Ossa dijo...

" (...) ella sí se movía , la gaviota , daba saltitos a su lado, abría y cerraba el pico intentando engullir el intestino y el cacho de intestino entraba y salía , a veces parecía que se le caía , otras que se lo tragaba enterito (...) y sin perderlo de vista se puso a picotear en la panza de aquel tipo sin nombre (...) estiraba y levantaba la cabeza mirando hacia la nada con ojos redondos de gaviota que sueña con ser buitre." J. Bonells . Dar la espalda. P. 212

Istefel dijo...

Desde luego, lo que, en principio, parece claro, es que a través de imprecisos intersticios sitos en la superficie dermatológica del texto brota, aquí y allá, un indeterminado y espeso líquido oscuro ( Ya sangre, ya tinta) y no precisamente en virtud de su estado dinámico-oscilatorio en lo alto de la rama en la lignaria red. Y aclaro, de forma inmediata: el óbito del propio escrito no lo certifica cruentación de ninguna especie o procedencia, aunque, bien es verdad, desde ciertas perspectivas podría atisbarse la gestación embrionaria de una lacerante ulcera semántico-digestiva de progresiva formación.

Sangra el hombre ahorcado
item colgó Villon
de Potocky a la sombra oscura
pagadle real doblón.

Y la estrecha relación con la entrada Suspenstories