jueves, 22 de octubre de 2009

Boceque o la semimona del profesor Eduardo

Recibo carta de mi condiscípulo de los Jesuitas de Sarriá, el profesor Eduardo, pidiéndome que inserte una nota en este foro a fin de aportar luz a la confusa noticia aparecida estos días según la cual el profesor Eduardo tiene una semimona. Lo cierto es, y así me lo cuenta y así lo creo, que la esposa del profesor, la señora Dora, parió en mayo semimona (lo exacto sería decir que la señora Dora parió semimonas mas sólo una fue viable) por lo que el término “semimona” no es tropo alguno sino variedad correcta de criatura aún hoy felizmente viva y sana que fue bautizada al mes del alumbramiento y a la que se le impuso el nombre de Boceque.

13 comentarios:

Sarah dijo...

Le pasa algo con las mujeres, D. Francisco? Nunca habla de mujeres bellas. En concreto hoy es una semimona, que, o bien se refiere a una semisimia o a una semiguapa. Aún no he leído nada suyo refiriéndose a una mujer bella. Vaya a mi perfil y vea mi foto. Es broma...)

Ferrer Lerín dijo...

Pues sí, efectivamente, he entrado en su "perfil" y he sentido una inundación de belleza; mejora aún más el marco, un escenario que, por cierto, creo reconocer. Y otra cosa, la semimona es un simio, siempre lo fue, es el nombre vulgar y antiguo aplicado a varias especies.

Sarah dijo...

Me siento halagada, más que por la manifestación de su sentimiento, por el hecho de haber accedido a mi perfil. El lugar es el atrio de San Marcos (León), era ese el lugar que creyó reconocer? Gracias. D. Francisco. Un saludo afectuoso.

Anónimo dijo...

Solo puedo decir que "Perfecto"
Teresa

Lector Antecessor dijo...

Estimado Conde Rerflire Ren,
Jesuita Eduardo,
Amables lectores:

La única noticia acerca de la existencia del mal llamado “ homínido Sapiens” procede de las múltiples y extenuantes excavaciones efectuadas en las ruinas de Natcoran por el arqueólogo Bolcechamin Monema Tepicus, quien tuvo la deferencia de proporcionarme copia transcrita del manuscrito apócrifo ( data imprecisa ) con que tuvo la increíble fortuna de tropezar. Los métodos estocásticos de tan laureado y distinguido semisimio no tienen parangón en la historia tan mona.
Procedo a transcribir:

“Río abajo la hoja el ímpetu la nocturna corriente,
(dar a luz es fluorescente. Concepto de: un estómago aluminado, iluminado o una estaca en el vientre. Retroalimentación en franca retirada. La claridad diurna, confusa en este caso. La muerte nos señala, y entre tanto, pinchos de tortilla. La paz sea contigo, hermano semimona , hermana semimona, hermano primigenio. Los rellenos, adaptados a la luz precisa. El Profesor Eduardo en el bodegón, descascarillándose, en el primer rellano. – Apareció ya el pendolista con su flamante airón--.
Por otro lado, roto el calendario, emigró a bordo del Otoño. La muerte va contigo, fraternal,efusiva, caliente, mi pequeña ababol y
el cárdeno canturreando en el viejo carillón. A decir verdad, la pública nota es lo de menos. El habla, la creación, el viaje a la cara oculta del ciprés, residen en el perspicuo tremolo—Qué es, pues, el segundo espíritu?--, y en la terrible inscripción de la palabra aniquilada, hecha añicos.
Entonces, todo dispuesto. Las maletas a punto. El hombre perfecto, dispuesto a ver la luz, solución en otra espera, la edad media sobre el tapete.
Después de todo, la puerta, bien cerrada. Y luego, los gritos, inmediatos, casi, obscenos, ya no los puedes retirar, pero yo sí los recuerdo. Y algún día los voy a hacer detonar. Sí, la puerta frigorígena, semimona, has oído perfectamente)
panta rei; los extensos hechos anómalos, el mantel sobre esta noche, las estrellas en la mesa.
Firma: Aquí, en la jaula fiera, Istefel de Guineupas, año de nuestro Simión 1672 con 4.”

Si algún particular entre el muy concurrido círculo de atentos lectosemisims que aquí se reúnen y congregan tuviese o tuviera algún dato o pista con el cual poder arrojar luz sobre el destructivo y malsano jeroglífico, les agradecería enormemente...
Siempre suyo:
Mariscal Belcecar.

Iste dijo...

Fue eutocia?

Ferrer Lerín dijo...

Como Dios manda, un parto como Dios manda.

IsteLord dijo...

Alabado sea...

Sarah dijo...

Qué humor tienen ustedes dos... :)

Joan Marrugat dijo...

Era humor?

Ferrer Lerín dijo...

Amigo Marrugat, por su profesión sabrá que es difícil por no decir imposible optar con certeza entre las numerosas acepciones que da la Academia. En esta caso opto por la sexta ya que las semimonas llegaron al mundo empapadas, chorreando.

Sarah dijo...

Si me lo permiten los doctos caballeros, yo me refería a la segunda acepción. (Aunque las semimonas nacieran así). Y si me lo permite asímismo el compañero Marrugat diríale que me fascina el sentido del humor en los hombres.

Iste dijo...

Luego, la sequía.
Con el puerperio.