sábado, 8 de enero de 2011

Morcas

MORCAS. Servidor mulato del príncipe Juan. Según cuenta Borsilao en su “Historia de Brasil” Morcas era el paje perfecto; nunca dio la espalda a su señor porque carecía de ella. Es Lavedán quien decide averiguar el significado de esa afirmación. Llega a San Pablo en 1821 y tras sobornar al encargado del cementerio y contratar a dos falsos sepultureros exhuma el cadáver. De haberlo sabido antes ninguno hubiera participado en la ilícita faena. Morcas era doble, un Morcas pegado a otro Morcas configuraban un individuo de dos caras. Nunca dio la espalda porque sus espaldas anidaban en su interior - un caso espantoso de auténtica simetría acoplada en siameses-, pero uno de los Morcas –imposible decir cuál- estaba vivo, arrastraba a su hermano putrefacto como un petate deshilachado y con esos jirones, como a mandobles, atacó hasta matar y arrojar a la fosa a los que él creía enviados del príncipe; quien lo había mandado enterrar en semivida, en cuanto no pudo desempeñar satisfactoriamente el gracioso empleo. [CATA.]

----

La entrada MORCAS de El Bestiario de Ferrer Lerín suscita la siguiente disquisición en Wikipedia:

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:ch7puPaEqWcJ:es.wikipedia.org/wiki/Morcas+morcas&cd=3&hl=es&ct=clnk&gl=es

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Como el dios Jano: dos caras.
Como muchas personas.

Anónimo dijo...

Curiosamente, estaba leyendo esto:

"Se trata de dos siamesas unidas por la médula. No se han podido separar y creo que aún viven.Son dos ucranianas, ¿me deja usted ver?..., sí, en efecto, ucranianas. Mire, mire, qué caso más admirable. Se han apuntado la marca mundial de supervivencia.
Eran dos horrendas mujeres desnudas, de perfil, de unos cincuenta años de edad. La una tenía los pies en el suelo; la otra, no. La primera era inmensamente gorda y fuerte. La segunda era un guiñapo que colgaba de su espalda como un saco de piel humana, reseca y arrugada. Situadas en esta posición por el fotógrafo, el pequeño mosntruo colgante volvía la cabeza a la cámara y sonreía. El médico me ofreció una ginebra con hielo."

Pepa Niebla. Torcuato Luca de Tena.
(Premio Ateneo 1970)

Ferrer Lerín dijo...

La historia que se cuenta en la entrada es inventada y la referencia bibliográfica es apócrifa por lo que al no conocer la novela "Pepa Niebla" cuando redacto ambos documentos habrá que pensar que nos hallamos, en mi caso, ante un plagio inconsciente o telepático y, en el caso de Luca de Tena, ante un caso de plagio inverso: copia algo que tardará en escribirse treinta años. De todas maneras el motivo de traer la entrada al blog es el conflictivo artículo de Wikipedia, cuajado de fundadas sospechas.

kynikos dijo...

cada día me siento más atraido por la teratología... en todas sus versiones.
un saludo

Ferrer Lerín dijo...

Espero Kynikos que tu filoteratología quedara colmada con algunas de las entradas de mi Bestiario. En cuanto a la apócrifa referencia bibliográfica de MORCAS de la que he hablado antes decir que M.A.Testelin sí existió, tengo en mi poder parte de un informe de 1841 sobre el alumbramiento de un Monstre Mononphalien Sternopage du sexe féminin firmado por dicha persona que se reconoce como Docteur-Médecin, membre résidant.

anónimo de más arriba dijo...

Plagio inverso, plagio telepático...:)))))))))

Bromistaesusté.

Ferrer Lerín dijo...

¡Hombre, anónimo de más arriba, de bromas nada! No me atrevería a jugar con estas cosas y menos a jugar con los comentaristas. Coincidencias como esta de Luca de Tena, que conozco gracias a usted, surgen demasiado a menudo. Hace poco me ocurrió con Góngora.

kynikos dijo...

si; lo inquietante -y a veces terrible- de cuando a uno le copian los clásicos.

Anónimo de más y más arriba dijo...

Sr. Ferrer Lerín, simplemente me hicieron gracia las cuatro palabras el "ambientillo" de todo el artículo. Y me pareció simpático lo del plagio telepático o el plagio inverso. De alguna manera, plagios extraños ambos dos.

En todo caso, yo también lo tomé como una coincidencia curiosa, ya que leí a la par su entrada y dicho libro. Por eso escribí.

Y no digo más ná.

Ferrer Lerín dijo...

Sr. Anónimo de Más y Más Arriba, me encantó su información y me encanta el tono aclarador de su última entrada. Un saludo cordial.

Humber Pullman dijo...

Cristóbal Serra sostiene que escribe poseído por espíritus de escritores difuntos. Comentaba que Quevedo era un tipo sulfúrico y desagradable y Llull esquivo y bramante. Yo , y perdón por la vanidad , cada vez que oigo nombrar a Torcuato Luca de Tena revivo un recuerdo intrauterino.
El cenicero rotundo de cristal pulido de la consulta del tocólogo al que acudió mi madre una sola vez. Los libros de Torcuato, Zilajy y Morris West en la estantería y un crucifijo chiquito de bronce, enhiesto sobre un canto rodado. Mi madre partió al exilio y me parió en cualquier parte. ¡Lo que se ve a través de la pelusilla del ombligo! Este Torcuato debía ser cosa seria.

Istefel dijo...

Pero Lavedán
queda por despejar. La incógnita
y el acólito con la pala.

Anónimo dijo...

Istefel, hace poco preguntaban por vos. En viaje de negocios, quizás? Gira artística?

Ferrer Lerín dijo...

"Gira artística" es una expresión adecuada; desde que me dieron el premio de la Crítica no he parado un sólo instante. No me quejo, las charlas en centros académicos, por ejemplo, siguen gustándome. Ahora, además, han surgido y surgirán actividades relacionadas con el lanzamiento de 'Familias como la mía'.

Anónimo aquel dijo...

Ya quisiera enviarle unos modestos versitos en homenaje a su apócrifo, pero, la verdad, el tema me deja helado, aterido, quizá lleno de miedo, y, como dice don Kynos, esclavo y hechizado por la teratología...
¡Vivan los "plagios" y las "iluminaciones" telepáticas!