martes, 13 de julio de 2010

Superdotados, 1

Cintia López, secretaria, prolonga la vida de los bolígrafos hasta extremos impensables; sus compañeros de oficina le pasan estas herramientas cuando empiezan a fallarles.

Dositeo Turmo, maestro herrador, tiene supervista, ve cosas de talla minúscula, cosas que nadie ve y que incluso algunos dudan de que existan.

Nolasco Bermo, “Polilla”, y Senén Pérez, “Patarra”, manijeros del cortijo cordobés Salsipuedes, imitan el bufido del búho real, el arrullo de la paloma torcaz y la voz de las mujeres que agonizan durante el puerperio.

Lurdes y Glorieta Sanagustín, “Las Princesas”, hermanas, empleadas de la zaragozana fábrica de galletas Patria, acumulan en sus labios tal cantidad de carmín que vistas de perfil no desmerecen de los indios botocudos.

Mateo Centolla, “Pitorro”, jugador de guiñote del Círculo Oscense, acaba de publicar un opúsculo en el que enumera las tretas gracias a las cuales consiguió un accésit en el Primer Concurso Nacional de Ingestión Rápida de Bizcotelas y Cráneos de Conejo Doméstico celebrado esta primavera en Larva, provincia de Jaén.

4 comentarios:

La Vieja Dama dijo...

Primera sonrisa (anchísima) del día.

Gracias, Don Francisco!!

Anónimo dijo...

Peter Cerezas, franquiciador y primer defensor de la energía nuclear en el Bajo Ebro

autor dijo...

Un repóquer de personajes realmente superdotados, para desarrolar más despacio.
¡Yo quiero saber más de ellos!

Un abrazo.
Elías

Ferrer Lerín dijo...

Querido tranviario. Yo ya he cumplido. Ahora te toca a ti desarrollar las sinopsis.