lunes, 7 de junio de 2010

Domicilios, 15






















Estas son “las dos casitas contiguas repletas de historias y orientadas de espalda al sol” de las que habla con pasión Milton Rosas en sus artículos dominicales. En una de ellas viviría la Sra. Loverdos (con mayor probabilidad en la primera, en la de fachada más clara) y sería a través de las persianas americanas ligeramente subidas, que condenan esos balcones bajos enrejados, por donde se verían ir y venir los inquietos cachorros de fox terrier cuando aún disponían de alimento gracias al cadáver de la anciana resbalada en la ducha al pisar el jabón de tocador, procedente del hotel Gran Vía de Barcelona, regalado por su sobrino Fran que en aquella época viajaba mucho.

5 comentarios:

Joan Marrugat dijo...

Menudo... homicida, parricida, fratricida, filicida, uxoricida, tieticida, conyuguicida, matricida... el cleptómano Fran.
(táchese lo que no proceda)

Anónimo dijo...

Señorita Loverdos, por favor, manifiestese. Años leyendo ese apellido en los textos del señor Ferrer Lerin, necesitamos su versión de los hechos.

Anónimo dijo...

http://ferrerlerin.blogspot.com/2008/01/en-bsqueda-urgente_28.html

Anónimo dijo...

http://ferrerlerin.blogspot.com/2008/07/otra-vez-ella.html

Joan dijo...

Hemos vivido hemos vivido mucho
somos homenaje latente
montado en soporte de sales de plata:
Negtor
Agfa
Kodak
Gevaert
Infonal
Perutz
Ilford
Ferrania
Polaroid,
...respirábamos aquí con nudos de corbata
Japón quedaba lejos