lunes, 31 de mayo de 2010

El jinete polaco (1656)
























Nadie sabe con exactitud quién está representado en el cuadro o qué representaba éste para el pintor. La levita del jinete es típicamente polaca, al igual que el tocado. Cuando lo vi por primera vez en la Frick Collection de Nueva York pensé que podría ser un retrato de Titus, el amado hijo de Rembrandt. Me pareció, y me sigue pareciendo, que era una pintura sobre el adiós al hogar, sobre la entrada en el mundo.
Una teoría más erudita sugiere que la pintura podría haber sido inspirada por un polaco, Jonaz Szlichtyng, quien fue algo parecido a un héroe rebelde en los círculos disidentes del Amsterdam de la época de Rembrandt. Szlichtyng pertenecía a una secta de seguidores del teólogo sienés Lebo Sozznisi, que en el siglo XVI negó la divinidad de Cristo como hijo de Dios, pues si lo fuera, la religión dejaría de ser monoteísta. Si el cuadro está inspirado por Jonaz Szlichtyng, la imagen que ofrece es la figura de un Cristo que sería un hombre, sólo un hombre que, montado a caballo, se dispone a enfrentarse a su destino.
El cuadro me gusta por las razones por las que podría gustarle a un niño: porque es el comienzo de una historia contada por un anciano que ha visto muchas cosas y nunca encuentra el momento de irse a dormir.
Y también por las razones por las que podría gustarle a una mujer: por su coraje, su insolencia, su vulnerabilidad, sus fuertes muslos.
Los hábitos ecuestres permanecen todavía visibles en los cuerpos y en la forma de moverse de los polacos. El gesto característico de poner el pie derecho en el estribo levantando en un golpe simultáneo la otra pierna se me viene a la cabeza en una pizzería de Varsovia, al observar a unos hombres y mujeres que posiblemente nunca se han aproximado y mucho menos subido a un caballo y que están bebiendo Pepsi-Cola.

----

Fragmentos del libro Aquí nos vemos, de John Berger.

24 comentarios:

Sarah dijo...

A las mujeres nos gustan los hombres (en concreto, a mí me gustan los hombres) por su ternura, su grado de comprensión hacia nosotras y su sentido del humor.
No hay muchos...

Anónimo dijo...

Cada vez que abandonamos el hogar entramos en el mundo, sin duda. Y qué mejor modo que acompañados de coraje e insolencia. La vulnerabilidad da cuenta de que un día supimos reconocer el destino en el corazón de un jinete sediento.

Anónimo dijo...

¿A las mujeres ? ¿a qué mujeres?. Sarah, deberiamos aprender de los hombres su capacidad de ser autonomos y no dependientes. Entonces no esperariamos como un regalo su grado de comprension hacia "nosotras", mas bien asumiriamos sus limitaciones para tal cosa. Con la ternura tres cuartos de lo mismo, disfrute de la evidente capacidad que usted tiene para experimentarla y ofrecerla, sea consciente del valor de tal cosa.

Sarah dijo...

Asumo tales limitaciones, anónimo...qué remedio. A mi edad, espero ya pocas novedades en cuanto a "los hombres". En cuanto al resto,a todo, aún espero muchas.
Como ve, empecé diciendo "A las mujeres" pero entre paréntesis dije "a mí me gustan los hombres". Nunca generalizo, no sé por qué lo he hecho hoy. Mi nivel de desquiciamiento llega a unos niveles ciertamente altos. Y lo sigo diciendo: me gustan "esos hombres". No espero su "regalo", líbreme dios!! Suelo ser yo siempre la que regala. Pero, he querido volver a intervenir en el blog y he dicho lo que he dicho. Y me reafirmo.

Soy autónoma e independiente, señora mía,mucho. No voy a aprender de "los hombres" en general, nada. Sí, por supuesto,de uno o de varios, como de una o de varias mujeres.

Resumiendo: estoy de un humor pésimo y no aguanto a nada ni a nadie. Y menos que me enmienden la plana sin conocerme y sin saber qué digo.
"El jinete polaco" Un beso, Antonio y Elvira!!:**
Por mi parte, fin del tema.

Sarah dijo...

Y es más:

Cree Usted que los hombres son autónomos e independientes?? Cuántos de ellos? Permita que me carcajee.

Don Francisco, disculpe mi utilización de su espacio para un desahogo personal. Gracias.

Anónimo dijo...

"en el corazón de un jinete sediento" ... creo que me pasé, tenia un momento tonto, vale?, osea, qué pasa? nunca han tenido un momento que estas como de superbajon de pastis, pues yo si, vale? y es megachungo, osea. Con Sarah tambien me superpasé, perdona tia, jo tia, es que no sabes como anda mi supermundointerior ultimamente ...

Sarah dijo...

Vuelvo a pedir perdón al autor de este blog, Sr Ferrer Lerín, por haberlo utilizado para menesteres que no viene al caso. Lo lamento mucho.

Y ahora sí, fin de un ciclo. Me encantó conocerles a todos.

Desde la tristeza pero en pro de un algo nuevo y siempre con esperanza. Sarah.

Anónimo dijo...

Sarah, amore, nunca digas nunca jamas, por dios y por la virgen, osea, que esto no es lo mismo sin ti, que yo te quiero, te adoro, y te compro un loro. Perdona el uso de imperativos, que se te ve supersensible, osea, pero es que soy así, tia, jo tia, que palo. Que esto es como los juegos eso de piecitas, que cae una y arrastra a todas, osea, me entiendes?. Que tienes un mal dia, pues vale, pero no te rajes, digo yo, eh? Pues animo colega, que yo por mi blog mato, vale?
Si yo te contara... que me acabo de operar los parpados y estoy megachunga, que mañana tengo que entregar un articulo sobre Deleuze y estoy mas rayada que en Nochevieja, que se me acaba de romper una uña y el viernes como con Enrique Bumbury (para comentar lo de Deleuze, eh, vale?).
Vuerve, jo tia, vuerve.

anónimo two dijo...

Sarah, vuelve, ciertamente esto no es lo mismo sin ti, al menos para mí.

Un anónimo más dijo...

"Insomnio. Homero. Izad las velas.
Leí hasta la mitad el catálogo de las naves:
alargadas larvas, el vuelo de las grullas,
que un día se elevaron sobre la Hélade.

Como promesa de grulla en tierra extraña
sobre la cabeza de los reyes se esparce la espuma divina.
¿Hacia dónde navegáis? ¿Y quién, sino Helena
a Troya os llama, guerreros aqueos?

El mar y Homero, todo se mueve por amor.
¿A quién he de escuchar? Homero calla,
el negro mar, elocuente, susurra
y con grave fragor se aproxima a mi cama."
Osip Mandelstam

Anónimo dijo...

Francamente, dan ganas de conocer a la tal Sarah!

Istefel dijo...

En Alpha centauri beta hay un pequeño mundo que registra la no poca admirable cifra de 13 sexos claramente diferenciados.
X60-Mortiruri se vio obligado a clausurar su blog, visto el campo de batalla en el que lo transformaron sus airados contertulios.
Reina Salve Maria.

Anónimo dijo...

Istefel, tiras a matar!! Pero a la fin y a la postre (siempre me hizo gracia esta frase), abundas en el lío. Dejénlo ya!! Muerto el perro/"a"...(o sea).

Istefel dijo...

:)))
Abundo en la errata!!!
La copa! El copo! No poco!!!!!!
Y basta, sí.
Esta colateralidad se extiende hasta beyond Alpha Centauri.....

Anónimo dijo...

yo voy a seguir:

¿SARAH?

Anónimo dijo...

¿Hay alguien aqui que podria describir las gracias de la ausente Sarah? leo los comentarios y me provoca cierta curiosidad.

Sarah dijo...

Hola a todos. Tanto mi jefe como un amigo muy, muy especial me dicen (ordenan) que vuelva.

Por tanto, aquí estoy de nuevo, aunque a partir de ahora seré "La Vieja Dama", que corresponde más a mi edad mental y cronológica.

Un saludo a todos y gracias por la paciencia infinita de algunos.

Anónimo dijo...

Pues preséntese. Doña Sarah, me quedé con las ganas de saber de usted, aunque ahora sea La vieja dama, que visto el material gráfico, supongo que no será para tanto.

Anónimo dijo...

Sarita, maja!!

Anónimo dijo...

No me quiso publicar mi canción, sr Ferrer Lerín?

Ferrer Lerín dijo...

¿Canción? No recibí ninguna. Envíemela y se publicará.

Anónimo dijo...

Ah, entiendo entonces fueron los duendes de la red.

La canción era:

La Tarara sí, la Tarara, no. Etc, etc.

En evidente referencia a las curiosas idas y venidas de nuestra Doña Sarah.

anonimo two dijo...

Pues serán curiosas o no, las idas y venidas de Sara (hoy La vieja dama)pero parece el centro del blog, salvando a su autor, ciertamente! A mí me trae loco.

anónimo two dijo...

Sigo suspirando por aquella Sara que no volvió. Aunque haya devenido en vieja dama, no es lo mismo. No. No es lo mismo.