viernes, 28 de mayo de 2010

Agüilla

Los encuentros en los estancos deparan a menudo grandes satisfacciones. Hoy he ido a franquear una carta para mi hijo que vive en Cercedilla y allí estaba ella haciendo cola para comprar dos paquetes de Marlboro con un body negro resaltando ese busto que adoran los futbolistas y una sonrisa exultante que he rubricado con dos besos en las comisuras. Alguien ha entrado y al socaire del tumulto he rozado mis enfundados genitales con su muslo izquierdo caliente como piedra foguera a lo que ha respondido que me vio en no sé qué periódico y que se me veían aún buenas piernas (parece ser que esa parte la pone loca). Tenía yo prisa por llegar a casa. En efecto había manchado los bráslipes; un licor no sé si prostático o de Cowper. Primavera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Amos que...está usted en un plan "viejoverde" que asusta...

Tiene razón, la primavera la sangre altera. Y los liquidillos.

JM Gil-Vernet dijo...

Pues es la secreción de las glándulas bulbouretrales, que, si bien fueron descubiertas por el francés Méry, el inglés William Cowper, plagiador profesional, fue el que se apropió del hallazgo. Para evitar malentendidos quizá sea mejor no utilizar epónimos.
La secreción prostática sólo se produce durante la eyaculación, no se malgasta durante los preliminares.... (www.youtube.com/watch?v=MzlewUkSXvo)

Ferrer Lerín dijo...

Cuánta razón tienes con lo de los epónimos José María. Si te contara la cantidad de falsas atribuciones que se aceptan como válidas en campos tan dispares como la ornitología y la historia de la literatura.

Istefel dijo...

Glándula de Cowper.
¿Estaba el Sr. Cowper en posesión de la glándula de Cowper antes del, digamos, descubrimiento de la glándula de Cowper a cargo del propio Sr. Cowper?
-- No se admitirán contundentes respuestas, ni en un sentido ni en otro --.