viernes, 14 de agosto de 2009

Las golfas


Barcelona. Insólita nevada fotografiada desde mi cuarto. No sé hasta cuándo viví en esta casa, de propiedad familiar, situada en el nº 688 de la Avenida José Antonio esquina Gerona, y la única referencia de la que dispongo para fijar una fecha puede ser engañosa. La referencia es un sueño, del que me acuerdo a la perfección, estructurado en dos partes: en la primera un bando de buitres leonados entra volando, al atardecer, en las “golfas” (desvanes) de un inmueble situado al otro lado de la avenida; en la segunda, que forma parte del mismo sueño o quizá de otro, irrumpo en una “golfa” y descubro varias aves que dormitan. Me inicio en la Ornitología de Campo a mediados de los sesenta y es en esta fase temprana cuando el estupor causado al constatar que en España aún vuelan buitres en libertad condiciona mis sueños, pero dudo que en esos años no hubiera abandonado ya el Ensanche (nací en otro punto del mismo: Diagonal –Provenza). Es sabido que los escenarios de la infancia interfieren todos los niveles de la realidad hasta el final de la vida.

7 comentarios:

Carmen dijo...

¡Hola!

Bonita foto. Llamativa para estas fechas veraniegas. Se agradece que a una le aparten de vez en cuando del anuncio de ron Brugal (Palmeras, bikinis -y cómo no- de la canción del verano).

Sabe estoy pensando en no visitar más los blogs de aquellos que no me hagan al menos una visitita, dejando algún pequeño, pequeñito comentario -yo también tengo mi corazoncito-. Aunque puede que mi blogs no suscite en el curioseador ningún tipo de interés. Agradecería a quien corresponda cualquier tipo de sugerencia. Pero, por favor, diálogo interbloguetario alguna vez. Gracias.

Prousy dijo...

Carmen: Venga, no se desanime. Ya le dejarán algún comentario. Por ejemplo yo. Lo que está claro es que en el mundo bloguero no se puede pedir una "correcta" o mecánica reciprocidad. Aunque se trata de intercambiar e interesarse, esto no es un comercio...
Repito, no se desanime, siga con su sueño comunicador.

Carmen dijo...

Gracias, Prousy, esta tarde he recibido un montón de regalos.

En cuanto pude compré Papur. Voy picoteando en él de vez en cuando. Hoy el libro se ha abierto por la bibliofilia 5: una pasada (diculpen que su calificación sea tan breve y quizá paticoja pero voy a continuar leyendo). Veremos qué sorpresas me depara la siguiente.

Carmen dijo...

Perdone por lo ocurrido con su comentario. En estos momentos, ni en la entrada donde explico lo sucedido, empleo para ello el sarcasmo o la ironía. Espero que usted me crea.

Un abrazo. Carmen.

Ferrer Lerín dijo...

Desde luego, Carmen. Precisamente estoy atravesando un periodo de gran creencia. Pronto colgaré en este blog una muestra de ello.

Lletraferit dijo...

Apreciado Ferrer Lerin, respecto a las ‘golfes’ que abundan en Catalunya, parece que se trata de una palabra norteafricana -amazig o nazarí- ‘gorfa’, que designa el almacenillo en la parte alta de la casa, para guardar mercancías a buen recaudo de las ratas.

Mi pueblo ampurdanés de adopción se llama Masarac.
Su etimología norteafricana reza así: “de l’àrab vulgar [al-] mànzal ’[l’] alberg, refugi’; de l’àrab vulgar [al-] c aràq’ de la riba o de la muntanya”, y lo cierto es que sus casas más antiguas están ‘recostadas en la montaña’ llamada ‘Altrera’.

En el pueblo de al lado, Cabanes, existe la plaza de Tetuán -flaco dato es este- pero una de sus calles adyacentes -estrecha y olvidada- se llama ‘del fondak’, o sea ‘de la fonda’ o establecimiento donde puede comer y dormir el humano, y cobijar y dar pienso a sus animales de tiro.

Eso sin contar que a los viejos dólmenes de la zona -unos 110- los viejos del lugar aun los llaman ‘coves dels alarbs’, o sea ‘cuevas de los moros’.

(el lector de Níquel)

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Z7919jk9wFU&feature=related