miércoles, 1 de julio de 2009

A los escépticos


Habitante del matorral mediterráneo y, en general, de zonas meridionales secas y calurosas, la curruca cabecinegra –Sylvia melanocephala- se ha establecido en puntos de la Canal de Berdún (término de Jaca, Huesca) en los que nunca había sido citada. Concretamente en laderas de monte bajo de la margen derecha del río Aragón entre las desembocaduras del Estarrún y el Lubierre, en la finca de Hortilluelo, pedanía de Ascara. En cuatro o cinco años esta especie termófila ha colonizado un ecosistema considerado no apto para ella. Si nos atenemos a la media de temperatura e innivación de los últimos cincuenta años nada haría sospechar que fuera posible la presencia del pájaro. ¿Qué está pasando?

8 comentarios:

Carmen dijo...

Linda foto.

Ferrer Lerín dijo...

La foto no es mía; ¡ojalá lo fuera! Está en Wikipedia.

Carmen dijo...

Todos es ponerse,¿no? Comprar una digital,tener algún conocimiento de la técnica y estar en el lugar y en el momento idóneo y...Zas: ecole qua! Magia para los escépticos.

Anónimo 4 dijo...

Una vez más
los pájaros saben
algo que nosotros
no sabemos...

Carmen dijo...

Por cierto. No hice ningún comentario al texto, pero comparto también su denuncia.
Y de paso digo que hemos vendido muy barato nuestros tesoros del mediterráneo. ¿Dónde están las dunas?
¡Aaaah, me entristece que nunca más las volveré a ver!
Mis primeros recuerdos de playa era bajar corriendo rauda y veloz, pletórica de alegría, porque me esperaba el mar -y porque la arena quemaba y me clavaba en los pies los restos también de una vegetación desaparecida-. Nostalgia.

Ferrer Lerín dijo...

Me niego a volver a los paisajes de mi niñez y adolescencia. En especial a la Costa Brava e incluso a otras playas más al sur, en la provincia de Barcelona, en las que había dunas donde nidificaban limícolas y correteaban pequeños reptiles y escarabajos peloteros. No quiero ver ni siquiera saber en qué se ha convertido aquel paraíso.

Carmen dijo...

Hablo de paisajes. Yo no volvería tampoco a mi niñez. No creo en eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Carmen diem. Pero..

Arcadi dijo...

En Torredembarra , al norte de la provincia de Tarragona, queda una así llamada algo pretenciosamente zona de dunas , conservada como parquecillo temático y objeto de innumerables tesis doctorales. Los negreros de Torredembarra eran célebres y celebrados.
En la misma Torredembarra y más en el municipio vecino de Creixell quedan restos , por llamarlo así de humedales . Yo vivo en Comarruga que hasta la década de los 40 del S.XX era una marisma infecta habitada por ferroviarios. Como quien dice hasta hace cuatro días aquí la gente moría de paludismo. El asfalto las hierbas se lo comen rápido si es menester, es solo un dinosaurio muy podrido y muy planchado.