domingo, 27 de octubre de 2013

Iconografía 12






























Aniversario


Fuiste Derrida y yo Paul de Man.
Y el abismo se abrió en el vértice de la palabra.
Hoy cumples una edad adolescente.
Yo, anteayer, un certificado de tránsito.


Éramos caballeros que montan el mismo caballo,
cristos podridos, diría el pianista canadiense,
formas y sonidos / geometría y música (Tommy Lasorda).
Por las rutas reales hervíamos en aceite
los cuatro pedazos del ajusticiado para que duraran más tiempo                                                                                                      
y depilábamos cadáveres (tú lo reclamaste),
ese oficio poco remunerado.
Zapadores de largas piernas,
más que podridos
crispados, eso sí con heridas purulentas; ¡oh, Grünewald!
¡oh, Braque, patrón!

Al llegar,
qué regreso,
bebimos té negro sujetando terrones de azúcar entre los dientes
como las tías abuelas italo-rumanas,
permanecimos al lado del asno
frente al perro rojizo que dormía; ese refugio, el universo,
ante el viento de superficie. El mar,
según el excelente señor Auger,
fue licor de vida para los cuerpos de la ciudad (los billetes
del Waqf
estaban en francés). El mar
predecía
el final del desatino.
Y sí, me olvidaba,
me olvido casi siempre,
en Turquía se camina
con zapatos de cuero. La cualidad,
que perdura en el arte,
es la visión propia del mundo:
laystall.
  

Edward Hopper, Escritos, Elba, Barcelona, 2012.
Stefano Faravelli, Istanbul, Confluencias, Almería, 2011.
Francisco Arago, Historia de mi juventud, Austral, Buenos Aires, 1946.
Jean Paulhan, Braque le patron, Gallimard, París, 1952.
Claude Roy, Arts fantastiques, Delpire, París, 1960.


--- 


Hiela sangre (2013)

7 comentarios:

Sr. Tarraque dijo...

Qué poema más extraordinario. (Disculpen el entusiasmo, la ausencia de reflexión o análisis.)

Anónimo dijo...

Si es extraodinario pero, reconozco, que muy complejo y difícil

Anónima dijo...

Sensacional Sr Lerín. Me cuesta mucho el saber porqué me gusta tanto su poesia pero es una realidad que así es.

AB Barbastro dijo...

Fantástico. Quizá pueda parecer exagerado, pero me estremece. Leer algunas cosas de Paulhan me produce la misma sensación que otras tuyas : belleza e inquietud.
Por cierto, hay muy pocas obras traducidas al español de un personaje tan extraordinario

Ofelia dijo...

Desde hace varios días el verso: "y depilábamos cadáveres (tú lo reclamaste)", hace eco en mi cabeza.

Alberto Salas dijo...

Los poemas de Ferrer Lerín son como los chicles buenos. Dura su sabor y dan mucho de sí. Hermosísimo.

Anónimo dijo...

Genial transparencia de fuentes