sábado, 31 de diciembre de 2011

Semihundido


La disputa surge al llegar la palabra “Perro”.
A, niega su existencia, B, confiesa que no la oyó, y la vasta masa opaca no logra fijar la voz.
En un escenario de amplias características la postulación de un problema estimula la elocuencia, pero ahora nos hallamos en un foro reducido.
Quizá sí hubo una forma que acudía a ese reclamo, aunque falten elementos para entrar en discusión.
No obstante C, funcionario, materializa una idea: la forma pudo existir y el tiempo la devoró; de hecho algunos sentimos resonancias parecidas, como ecos, como ecos que llevaban a la gente a ponerse a cuatro patas, a emitir raro fragor.
Mas esto pasó al principio, cuando tal vez persistían los restos de otra palabra, hoy para todos perdida; algo así como “Castaña”, o quizá como “Albornoz”.

(Papur, pág. 51.)

7 comentarios:

Frank H. dijo...

siempre paso por aquí a leer de lo bueno...
gracias y feliz 2012!

- Frank
http://elbodegon.blogspot.com/

Sr. Tarraque dijo...

Mi cuadro favorito de Goya. Feliz cumpleaños.

Ferrer Lerín dijo...

Sí, Sr. Tarraque, "lo mejor de Goya" diría Antonio Saura; quizá una obra maestra casual, diría yo.

Sr. Tarraque dijo...

Tal vez, Sr. Lerín. Supongo que toda obra maestra es, al menos en parte, arte casual. El imprescindible ingrediente secreto .

Prinoll dijo...

Goya jugando a un incidental encuadre cinematográfico.
Casualidad, tú que nada y todo eres; y nada...

Anónimo dijo...

El perro de arriba enfrentado al perro de abajo.

Anónimo dijo...

¿Nadie quiere ser el comentario siete
ante este perro que es como el infinito ocho?