martes, 8 de julio de 2008

Retablo Mayor de la Iglesia de Santa María. Tafalla, Navarra.

































Si el manierismo (romanismo) es el exceso he aquí una evidente y sublime muestra.
Retablo trazado por Juan de Ancheta (Azpeitia, Guipúzcoa, h. 1540 – Pamplona, 1588).
Recomendable ampliar la imagen.


Fotografía: Antonio Erena

2 comentarios:

Ferrer Lerín dijo...

Me escribe Antonio Erena para decir,entre otras sabidurías, "Ten en cuenta que, cuantas más figuras metían, más cobraban. En los contratos se especificaba todo. En este caso lo extraordinario son los angelitos, tan mórbidos, incluso obesos, parecen revolotear como moscones alrededor de la Virgen."

Luisa Miñana dijo...

Lo que te dice Antonio Erena es muy sabio y muy cierto. Los contratos de escultura del siglo XVI, y en general todos los contratos de obras de arte de la época, son tan exhaustivos como formulistas (y me he leído unos cuantos).
Pero además, el renacimiento español nunca se deshizo del discurso narrativo religioso medieval, que era más bien discursivo, acumulativo. Nada que ver con las portadas italianas, ni siquiera de estos mismos años del retablo de Tafalla (magnífico, por otra parte: que hay por ahí cada ejemplo de echarse a correr).
Un abrazo.