jueves, 21 de abril de 2011

La noche

Aunque breve, el recorrido por los cementerios de la ciudad de Buenos Aires me ha permitido obtener valiosa información acerca de las costumbres de los difuntos allí residenciados. Han sido, en general, conversaciones con los empleados, sin desdeñar algunos apuntes aportados por los visitantes. Quizá, el material más jugoso lo haya obtenido del sepulturero jubilado Amalio Paladini que, tras más de cincuenta años de ‘laburo’ en La Chacarita, posee un gran caudal de conocimientos y, lo más importante, vende, por unos pocos pesos el folleto titulado Hábitos y vicios de los cadáveres de los camposantos bonaerenses. De este documento entresaco lo siguiente: “Nadie crea que los cadáveres no tienen exigencias (...) que abarcan varios pecados como el de la lujuria, la gula y la avaricia (...) prefieren entre todas las bebidas el fernet con coca, las gaseosas y el vino Toro Viejo (...) a veces devienen bien chaludos si cuando salen a timbear la diosa fortuna les ha favorecido en los juegos favoritos que son el crapó y el culo sucio (...) no existe diferencia en el trato sexual y muchas muertas presumen de concubinato (...) de las confiterías gustan del sándwich especial de pan francés y jamón cocido.”

4 comentarios:

Istefel dijo...

Mantel de hule a cuadros
Rojos y blancos, manchas
Cristalinas de copas pacatas, sobremesa gratuita garabatos
de Joaquin Zamacois ( Lib I)
Forman archilaúd , Erzlaute attiobarto o liutto grosso
Añadiendo el añafil
Del árabe nafir
Annafil
Trompeta de los muertos tostados , de los Martes
En la Avenida de la Paz
Danafil
Que es trompa morisca y arabesca
Annefil
Su voz documentada en Poema de Fernán González
Señal de ataque significa
Lanzarse contra alguien
Recta de uso militar
Recogida como cor Sarrazinois buisine
Directo a la cuisine
Taberna de marfil
De esos manteles de hule
Que no es madera sino cuadros rojo&blancos
De los tremendos muertos percutidos
Sometidos a escrutinio , a migas de pan
Para solaz de cantos y buitres
Gracias a Ramón
Gracias al Conde
Por cuya razón
Hallase espasmo.
( Lira Barbelina)

Istefel dijo...

Y la noche sigue así
adornada con clavos
atontada
un excremento en las rocas
Stómios
Como en un espejo, así en uno mismo; como
en el sueño, así en el mundo de los antepasados ( Yaciendo en tumbas),
como en las aguas se muestra en derredor;
así en el mundo de los
Gandharvas ( no de los garbanzos-gusano)
como en la sombra y la luz de Barberini
así en el mundo del Bráhman.
(Como un alfiler excavando en las cuevas).-

Ford Edsel dijo...

El Club Epicúreo , sito en Londres , se dedicaba o ¿ dedica ? a la degustación de especies exóticas . Sus escasos componentes son una mezcolanza de fantasmas , malenterrados y brujos eternos .
" Hemos comido todo lo comestible .Hemos comido buitre , topo y murciélago de Samoa . El buitre tenía resabio como de faisán podrido ." A la carne humana la llaman cerdo largo , y sólo la degustaban , en el siglo pasado , por cuestiones de paladar, después de una electrocución. Estos muertos porteños , en cambio , son entrañables en lo tranquilizador y doméstico de sus apetencias . La brisca y el sandwich . Me los imagino en pantuflas por Corrientes .

El peletero dijo...

Existe, en efecto, un puente entre los dos mundos, ¿es el miedo de ser enterrado vivo y la amenaza de la muerte aparente? Ellas surgen en los testamentos de segunda mitad del siglo XVII y ellas duran hasta mediados del XIX. Se entendía por muerte aparente un estado muy parecido de nuestro coma actual. Era un estado de insensibilidad que se parecía a la muerte, pero también a la vida. La vida y la muerte eran también aparentes y confusas.” Philippe Ariès, “Essais sur l’histoire de la mort en Occident”. Artículo publicado en Bijdragen en mededelingen Bettreffende de geschiendents der Nederlanden, Colloque Huizinga, Gravenhage, 1973, 88 (2), p 246-257.)