martes, 9 de marzo de 2010

Agacino

Diversos comentarios en diversos lugares de esparcimiento llevan al investigador Luis A. P. a notificarme por carta “que algunas tribus costeras de África Occidenal defienden la existencia de criaturas antropomorfas que viven en el mar, asaltan las embarcaciones por la noche y enloquecen a los tripulantes”. Casualmente me hallo en proceso de revisión de la biografía del entomólogo español Eugenio Morales Agacino (1914 – 2002) lo que me permite constatar que este sabio descubrió, en uno de sus viajes científicos, una colonia de focas monje en las costas de Mauritania. Los ejemplares de dicha colonia, aún existente, pudieron (o pueden, la cita de Luis es atemporal) ser las criaturas mencionadas por las tribus costeras. Como remate y para vergüenza general aporto una síntesis de la historia reciente de la foca monje en España:


Los topónimos "Cueva de la vaca", "Punta del lobo", "Isla de lobos", hacen referencia a la especie, también conocida como lobo, vaca marina y vedell marí.

A comienzos del siglo XX la foca monje fue exterminada del litoral llano de Cataluña, Levante y Andalucía quedando relegada a algunos puntos de la costa rocosa de la provincia de Gerona, al sector comprendido entre el cabo de San Antonio y el de Gata en la provincia de Almería, y al archipiélago balear. Pero el desarrollo turístico de los 50 acaba con las relictas poblaciones de la Costa Brava al tiempo que en Mallorca, por los mismo motivos, deja de reproducirse en 1951, siendo masacrados siete años después los dos últimos ejemplares; uno a golpes de remo al quedar atrapado en las redes de los pescadores de Cala Montdragó, en Santanyí, y el otro muerto a tiros por la Guardia Civil en Cala Tuent, en el término de Escorca, a instancias municipales.

En Canarias la extinción fue anterior. Aquí las colonias de focas eran muy numerosas, con varios millares de ejemplares, pero la caza para la obtención de cuero, grasa y carne, acabó con ellas.

En 1951 moría en Alicante la última cría peninsular conocida, víctima de un hachazo y, en el cabo de Gata, hasta mediados de los 60, sobrevivió un pequeño grupo. En general, la persecución fue tan concienzuda que en los años 70 sólo quedaban cinco ejemplares en las costas españolas y a comienzos de los 80 solo quedaba uno.

Actualmente las Islas Chafarinas son el único lugar del territorio nacional donde existe la especie, representada por uno o dos ejemplares. Allí vivió, hasta principios de los noventa, el célebre "Peluso", un macho de avanzada edad que se haría popular tras una aparatosa operación de captura para liberarle de un aro de una red de pesca que le aprisionaba el cuerpo y que murió posteriormente por causas desconocidas.

Como curiosidad decir que en un documento periodístico de principios del siglo XX se da noticia de la presencia ocasional de focas monje en el río Ebro a la altura de Zaragoza, sin precisar en qué años pero antes, claro está, de la regulación del río mediante presas.

15 comentarios:

Antonio Cardiel dijo...

La muy recomendable lectura del libro "Historia verde del mundo", de Clive Ponting, nos revela los innumerables casos de exterminio de la fauna en el pasado, algo más remoto que este caso de las focas españolas.
Un saludo.

Anónimo dijo...

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/7/79/Colonia_de_focas_monje_de_Cabo_Blanco_%281945%29.jpg

Suzuki Baleno dijo...

W. H. Hodgson habló de unos seres similares en Los botes del Glenn Carrig. Debe haberlos por todos los océanos, cursos fluviales , lagos , mares interiores y estanques municipales, ya sean lúdicos u ornamentales.
Una vez , la sección de ajedrez del Club de Remo de Mequinenza nos invitó a nosotros , el modesto club ajedrecístico el Alfil Loco, a un encuentro amistoso en su local.
Pendía del techo la mandíbula y otras partes del esqueleto de un cachalote. Nos contaron que fue rescatado, junto con el resto de enseres , de un burdel antes de que el pantano se lo tragara para siempre. Apareció en la excavación de los cimientos del galpón que acabó siendo prostíbulo. De eso hacía mucho.

Ferrer Lerín dijo...

Prodigiosa historia. ¿A qué espera, Baleno, para desarrollarla? Mequinenza siempre ha sido proclive al tránsito de monstruos; ahora los siluros.

Istefel dijo...

...The gods themselves...

Ford Marina dijo...

Water, water, every where,
And all the boards did shrink;
Water , water , every where ,
Nor any drop to drink.

The very deep did rot: O Christ!
That ever this should be!
Yea, slimy things did crawl with legs
Upon the slimy sea.

S. T. Coleridge.
Iste , ¿ acaso no era usted el ictiólogo de guardia ?

Sarah dijo...

Sr. Baleno,su historia de hoy me ha recordado una película: http://www.labutaca.net/films/23/laputaylaballena.htm. Me gustó. Creo recordar una escena preciosa donde dos mujeres bailan un tango, bellísimas...bellísimo el baile.

Juega al ajedrez? Las personas que lo hacen son siempre muy inteligentes.

Sarah dijo...

"Mit der Dummheit kämpfen Götter selbst vergebens." Friedrich Schiller.

Istefel dijo...

No; tan sólo el imaginaria.

No obstante, les remito a " The terror of the water tank", insertado en la recopilación " Un horror tropical", de William Hope.

" ...Pude ver una cosa amarillenta y enroscada, parecida a una ánguila o una serpiente, pero lisa y plana como una cinta. Estaba retorcida sobre sí misma, formando nudos. No tenía cabeza..."

Suzuki Baleno dijo...

Sarah, discrepo , la gente que juega al ajedrez no es, por el mero hecho de hacerlo, inteligente . Es sólo un juego y lo practica gente de todo tipo y condición. En las instituciones penintenciarias sólo es superado por el rey de los juegos , el parchís. Y según el acervo carcelario todo aquel que está entalegado es tonto del bote. Jugar bien al ajedrez no te hace más intiligente. La gente más inteligente que he conocido no muestra por este juego más que cortés indiferencia. Sólo requiere paciencia y pensar antes de actuar. Que dicho así queda tremendo.
Bueno ahí va la anotación de la Apertura del buitre , por si quieres practicar , dulce Sarah:

1 d2-d4, Cg8-f6. 2 c2-c4, c7-c5
3 d4-d5 , Cf6-e4

Sarah dijo...

Discrepe Ud, Don auto, que discrepando se crean nuevas dendritas y así sí que nos hacemos más inteligentes. O al menos nos abobamos menos.

Yo le sugiero un gambito de Dama...



O si prefiere el aceptado: 1.d4 d5 2.c4 dxc4
1.d4 d5 2.c4 dxc4 3.Cf3

Y tiene Ud razón, ahora que lo pienso...yo no soy muy inteligente pero sí, dulce :). Gracias! (Además, juego fatal pero conozco personas que...)

Istefel dijo...

Segunda fe de erratas--
Anguila tampoco lleva esa cabeza.
Seccionarla correctamente.
Mil disculpas.
( Apareció la evidencia justo en el más suculento bocado de la apetitosa tintorera.
Tenedor suspendido en el aire.)

Sarah dijo...

Pues ya puede ir corrigiendo la tercera, joven Istefel:

Tintorera

El término tintorera puede referirse a:

_Una especie de tiburón: Prionace glauca. También puede hacer referencia al tiburón tigre.

_Un tipo de uva.

Qué comía Ud, anguila? Pues:
_ El pez de la familia de los anguílidos, anguila.
_La anguila eléctrica, pez de la familia de los electrofóridos.

Probe Ford dijo...

Curioso. El jueves por la tarde , en mi ronda de raquero, me pareció ver de lejos una criatura marina con forma de serpiente varada en la orilla. Acéfala. Al llegar descubrí que era el mástil caído de una embarcación recreativa . Hecho de fibra de vidrio negra estaba aún relleno de poliespán. El mar y las inclemencias del tiempo lo habían curvado hasta darle una forma extraña. Medía trece pasos.

Istefel dijo...

Era tintorera..o al menos..así aseguraba el rótulo en la parada.
También( pero con otro color) ex-ponía el precio.- Pero eso ya sería ir demasiado lejos.-
Otra cuestión trataría de penetrar en los deliciosos discursos metafísicos sobre la naturaleza de la pretendida carne pescada,- pero tampoco (p)en(e)traremos en esos vericuetos.-
No soy demasiado escrupuloso. Estaba buena.