sábado, 17 de septiembre de 2011

La Fe




Dice el indispensable Antonio Erena Camacho:

“La Fe, de Luis Salvador Carmona (Academia de San Fernando), el equivalente español de Sanmartino y para mí nuestro mejor escultor del último barroco con Ruiz del Peral. La fama del Cristo Velato de Sanmartino y la Pudicizia de Corradini (también en la capilla Sansevero) debió de llegar inmediatamente a Madrid desde Nápoles, pues todos los trabajos son de 1752-53, y sería mucha coincidencia. Supongo que Carmona quiso demostrar que él también lo podía hacer.”

6 comentarios:

Fuel dijo...

Técnica de paño mojado y muy señor mio.

Undems dijo...

¿Qué hace ahí, al fondo y a la izquierda, ese interruptor, termostato o termómetro? A todas luces interrumpe el éxtasis paroxismal que regala ese velo mojado...

Mmmm... la turgende pudicia de Corradini:

http://2.bp.blogspot.com/_E_o_0Bdm4GA/S9W6E087S0I/AAAAAAAAxSM/MOs-tm4Yzbw/s1600/Antonio+Corradini+La+Pudicizia.bmp

Anónimo dijo...

Menuda diferencia. Por lo que veo en la foto, Carmona es un imitador de San Martino.

Undems dijo...

Bueno, reconozcamos que la elisión, o censura, de la turgencia (una señal manifiesta de vida) es una clara limitación en el caso del cándido Carmona. Bueno (bis), he de reconocer que la obra se llama "La fe", y en tal caso los aspectos turgentes de la representación no son pertinentes (¿o sí?, me quedo con la duda).

Planes dijo...

quizas la cara es lo que falla más.

Afntle dijo...

Con su permiso, lo que "falla" es la falta de paroxismo -el paroxismo de la fe, ¿no?- y, ya que estamos, la poca presencia de pechos, lugar que, como todo el mundo sabe, es donde se aloja, acuna y sumerge la fe...